Tecnología y Bien Común: Influencia de las armas en el bienestar social

Por Catalina Larracoechea, 2019

La tecnología ha resultado ser fundamental para el ser humano, proporcionando grandes avances en la sociedad a lo largo de la historia al permitir, tanto la facilitación de realizar ciertas actividades, como en la transmisión de conocimientos. Por ello, se puede decir que la tecnología ha servido como un medio para poder alcanzar el cumplimiento del bien común que se ha presentado en las diversas sociedades con el paso del tiempo. 

De esta misma manera, uno de los aspectos que la tecnología ha desarrollado ha sido en el de las armas. Si bien en sus inicios han servido como útiles herramientas de cacería y de defensa contra la amenaza de otras sociedades, con el paso de los años esta  herramienta también se ha convertido en un elemento altamente peligroso, llegando a ser considerablemente efectiva en la aniquilación de numerosos civiles, sirviendo de amenaza entre naciones e incluso entre los mismos individuos, usándolo como un medio para justificar un fin de manera errónea.

En función a lo anterior, se puede establecer la presente incógnita: ¿hay realmente un bien social en el desarrollo tecnológico de dichas armas? Actualmente, la respuesta más probable sería un rotundo no, puesto que los servicios que puede aportar se ven altamente opacados por el excesivo mal uso de este, ya que pueden caer fácilmente en las manos equivocadas, sin importar las condiciones dadas.

Basta con indagar un poco en la historia para darse cuenta que hasta los países pueden llegar a ser capaces de aplicar un mal uso de las armas como ya se mencionó anteriormente. Hace aproximadamente 74 años atrás el mundo entero vivió un evento conocido al día de hoy como “Guerra Fría”, algo que afectaría a las personas tanto en el nivel físico como psicológico, puesto  que bastaba con presionar un botón para acabar con la humanidad como la conocemos. La causante de esto fue que se presentase un ciclo sin fin, puesto a que luego de derrotar al Führer, las superpotencias de ese entonces (Estados Unidos y la Unión Soviética) se dieron cuenta del poder armamentístico nuclear y militar que el otro poseía, llevando a cierta desconfianza que provocó a que cada uno desarrollara por su cuenta más y más armas, luchando por quién sería el más fuerte(Mesa, 1989, p.248).

Esto, si bien fue la causa de muchos avances beneficiosos, como naves capaces de ir al espacio y las primeras computadoras, también provocó el desarrollo de armas más peligrosas, los misiles y bombas se volvieron más efectivos, se crearon armas y herramientas de espionaje más efectivas y discretas. “se  paraliza la pacificación de las relaciones internacionales;(siendo) el equilibrio del terror, lo que ha posibilitado y propiciado la escalada, el llevar hasta el punto cero, hasta el límite del abismo sin retorno, una rivalidad militar exacerbada”. Si bien nunca llegaron a tener un enfrentamiento directo, sì llegaron a involucrarse e influenciar en otros enfrentamientos de sus respectivos paìses aliados, lo que a la larga no hizo más que agrandar el conflicto.

Pero estas superpotencias no fueron las únicas naciones en violentar los derechos humanos con tal de mantenerse en el poder, esto se también se ha visto reflejado en escalas relativamente menores, que son los tiempos de dictadura por los que han pasado (o siguen pasando) varios países como Chile, Cuba, China, entre varios otros, donde la lógica de la dominación política y llegar a prosperar como país se expresa en la opresión de los habitantes, convirtiéndolos más en peones que en ciudadanos(Figueroa, 1994, p.3), deshaciéndose inmediatamente de quienes se opongan.

En estos casos, el uso armamentístico como supuesto medio para mantener el orden ha ocasionado numerosas muertes, donde las cifras de afectados han sido incluso difìciles de concretar debido a la manipulación de datos, sin embargo, es posible acceder a algunos datos que siguen siendo alarmantes. Por ejemplo, en noviembre de 2004 presentó un informe en el que daba cuenta de más de 30.000 víctimas en la dictadura militar de Chile, más 28.459 por detenciones ilegales, tortura, ejecuciones y desapariciones(Délano, 2011). Por otro lado, durante el período de dictadura de Lenin se desarrollaron más de un millón de asesinatos por motivos políticos o religiosos, sumándose a esto las numerosas ejecuciones a enemigos del período, prisioneros y hasta huelguistas(Elentir, 2016). Cabe señalar que, por más que se utilizaron estas armas con el objetivo de “controlar” a las masas y deshacerse de potenciales amenazas, no llegaron a ser más que la mala implementación de dicha herramienta con motivos netamente amorales que no terminaron que causar más problemas, ya sea aumentado en movimiento de masas que se proponían controlar, o provocando que otras naciones se terminan involucrando ejerciendo cierta presión

Asimismo, con el paso de los años, las muertes generadas por el uso de armas no han precisamente disminuido, justamente lo contrario, pues a pesar de encontrarnos en un período de relativa paz entre todas las naciones, siguen existiendo los países que usan armas para controlar a la población, como ya se mencionó antes, pero ahora se agregan a los individuos mismos. Con solo ver un par de noticias en los medios es más que probable encontrarse con al menos un incidente. Asaltos en aumento, secuestros con rehenes y hasta tiroteos por parte de menores de edad en sus propias escuelas. Esto se le puede adjudicar a tres cosas: el fácil acceso parte de cualquier persona adquirir un arma, el aumento de la población y los intentos sin buenos frutos por parte de los estados en querer solucionar los problemas de su población.

Se le puede ligar fácilmente al aumento poblacional por conclusión lógica, al darse actualmente mejores condiciones de vida hay más gente en el mundo, lo que significa que hay tanto gente con un comportamiento moralmente “correcto” como “incorrecto”. Hace tres años se realizó un estudio que demostró que en el 2016 se produjeron alrededor de 276 000 muertes por armas de fuego a nivel global(Naghavi, 2018). A esto se le suma que la falta de restricciones de armas en varios países, como en Estados Unidos, por ejemplo, provoca un gran aumento de la mortalidad, viéndose recientemente en eventos como los tiroteos en dicho país(Fox, 2018). Este fácil acceso a su uso no hace más que complejizarse al este no estar relacionado simplemente a temas de asesinatos, sino ya a entrar en problemáticas nivel social de cada país, pues el armamento se suele frecuentar en la actuación de las pandillas armadas, al problema del tráfico de drogas y otro tipo de actos ilegales(BBC, 2018), que terminan por ya ser consecuencia de dificultades a nivel nacional o incluso global y en diversas edades(Otamendi, 2019), que requieren una solución mucho más profunda y a largo plazo en lugar de una mejor regularización y una “mano dura” por parte de los estados para controlar los problemas sociales.

Con todo esto, se llega a reafirmar la postura inicialmente establecida de que, si bien el avance tecnológico a nivel general es muy  beneficioso para el desarrollo de la humanidad, cuando se trata del desarrollo específico de armamentos no hacen más que perjudicar, como se vio claramente ejemplificado con la Guerra Fría a gran escala. Su constante desarrollo ha significado atentar contra la preservación de la existencia humana, terminando por ser uno de sus principales objetivos, por lo que sus usos terminan siendo éticamente erróneos. Tal como se indicó en párrafos anteriores, su utilización resulta no hacer más que dañar a otras personas e incluso a otros seres vivos,  y señalar que el empleo de armas es con el objetivo de aniquilar supuestas amenazas o enemigos de cualquier índole, sigue sin justificar el hecho de estar cometiendo homicidio.

Bibliografía:

  1. Mesa, R. (1989). Guerra  Fría, Distensión  Y Solución De Conflictos. p.248. Recuperado de: https://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=1&cad=rja&uact=8&ved=2ahUKEwjO0siQ64njAhVrILkGHY_WBCgQFjAAegQIBxAC&url=https%3A%2F%2Fdialnet.unirioja.es%2Fdescarga%2Farticulo%2F1049046.pdf&usg=AOvVaw1NSd8Tlr0nLV6M-ykz1aOf 
  2. Figueroa, C. (1994). Dictadura militar y transición democrática en Centroamérica. p.3. Recuperado de: https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/6521231.pdf y https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=6521231 
  3. Délano, M. (2011). Chile reconoce a más de 40.000 víctimas de la dictadura de Pinochet. Diario EL PAÍS. Recuperado de:  https://elpais.com/diario/2011/08/20/internacional/1313791208_850215.html 
  4. Anónimo, V . (2016). Lenin: números, datos e imágenes de los crímenes del primer dictador comunista. Recuperado de: http://www.outono.net/elentir/2016/11/08/lenin-numeros-datos-e-imagenes-de-los-crimenes-del-primer-dictador-comunista/ 
  5. Naghavi, M. (2018). Global Mortality From Firearms, 1990-2016. Recuperado de:   https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/2698492 
  6. Fox, K. (2018). Cinco gráficas para entender la cultura de armas en EE.UU. frente al resto del mundo. Diario CNN Español. Recuperado de: https://cnnespanol.cnn.com/2018/11/08/tiroteo-florida-armas-estados-unidos-comparacion-mundo/ 
  7. BBC News Mundo. (2018). Los 6 países donde se producen la mitad de las muertes por arma de fuego en el mundo (y 5 son latinoamericanos). Diario BBC. Recuperado de: https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-45323859 
  8. Otamendi, M. (2019). “Juvenicidio armado”: homicidios de jóvenes y armas de fuego en América Latina. Recuperado de:  https://www.scielosp.org/article/scol/2019.v15/e1690/es/

3 respuestas a “Tecnología y Bien Común: Influencia de las armas en el bienestar social

  1. Guau! interesante tema. Es importante manejar de buena manera los avances tecnológicos en nuestra vida diaria y, como bien planteas, que no se nos vaya de las manos, como es en el caso de las armas. Es bueno plantear este tipo de problemáticas acerca de la tecnología, para dar énfasis en el uso adecuado y en el bien común al que se puede llegar si no afectamos moralmente a un otro, y sobre todo, jamás olvidando que la tecnología, a pesar de las ventajas que posee, es un arma de doble filo que debemos saber maniobrar. Gran trabajo catita 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder a Antonia Rodriguez Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s